Nuestra Filosofía

DEFENSA PERSONAL

DEFENSA PERSONAL

YUDO TOTAL DEFENSA PERSONAL

Cuando el yudo llega a Europa y realmente interesa a los Ingleses y Franceses es por su eficacia en la defensa personal, son muchos los combates que se realizan con otros luchadores de muy diversas escuelas, lo que hoy día se llama “vale todo” etc.…

Y es con el maestro Kawashi con quien los franceses aprenden yudo defensa personal y se van pasando poco a poco al yudo deportivo.

Podríamos extendernos mucho mas sobre los detalles de la creación del yudo actual en Inglaterra, Francia y como no en nuestro país, España.

Aquí el yudo tiene dos pioneros reconocidos, uno en Barcelona el maestro Henri Birbaum grandísimo yudoka y el cinturón negro nº2 en su país, alumno directo del maestro Kawashi y fiel seguidor de su método. La otra ciudad es Madrid con el maestro Alfredo San Bartolomé, venido de sur América creador de la escuela Bushidokwai y seguidor del método Kodokan, uno de sus alumnos, Fernando Franco de Sarabia se preocupa de estudiar su método y no satisfecho con lo aprendido, viaja frecuentemente a Francia para estudiar con el propio sensei Kawashi su sistema. El maestro Fernando Franco abre la escuela Samurai y desde un comienzo enseña el método Kawashi, es decir primero defensa personal y luego yudo deportivo, con un éxito enorme, hasta el punto que llega a ser el primer club de España, con los mas celebres y conocidos personajes de todo tipo en aquella época, que son muchos.

El maestro Kawashi escribe un libro que con el paso de los años se vuelve el mejor libro de defensa personal de yudo editado hasta la actualidad, pues no deja un solo detalle sin explicar. Podemos ver la tapa del mismo y la dedicatoria que le hace al maestro F.Franco y que me regalo como recuerdo suyo.

La defensa en la calle es mucho más corta y rápida que lo que hoy día se nos propone con un sinfín de escuelas creadas por profesores que de formas muy espectacular quieren captar alumnos, pero la defensa realizada con técnicas de yudo son como la propia agresión, muy breve, eficaz y contundente.

Asimismo el propio libro del Kodokan nos enseña los distintos atemis que se puedan realizar.

En la carta del primer discurso que dio el maestro Jigoro Kano en California (USA) en 1932 presentando el yudo al mundo occidental, podemos leer como insiste sobre la importancia de conocer la parte de defensa fuera del tatami.

Pues en Banzai es con esta base y 45 años de experiencia, hemos reunido estos conocimientos así como de otras muchas escuelas de arte marciales para en todas nuestras clases enseñar el yudo en su totalidad de forma moderna y eficaz.

CAMPEONATO DE NE  WAZA

CAMPEONATO DE NE WAZA

YUDO TOTAL NE WAZA

Para poder explicar mi disposición por el ne-waza y porque lo enseño desde siempre, tengo que referirme a mi primer profesor, Charles Cassoni, del que guardo buenos recuerdos y le estoy muy agradecido por haber sido capaz de hacerme amar el yudo, (creo que no le estaré nunca lo bastante agradecido).

Durante mi primer año de practica el me enseño básicamente las técnicas y la lucha en suelo, hasta el punto que en mi primera competición me ganaron fácilmente en pie, además con gran sorpresa para mí al ver que bien lo hacían todos los demás el trabajo de Tachi-waza.

Claro que esta experiencia fue para mí extraordinaria, porque quedé alucinado de la cantidad de cosas que se podía hacer en pie, pero hubo un sempai cuyo nombre no olvido, Cristian Macaux, que me recordó que si yo llegaba a ser perfecto en pie no tenía que aprender suelo, pero si no marcaba siempre Ippon, sería conveniente completar la jugada en suelo.

Esto me animo mucho y seguí de forma entusiasmada el estudio del ne-waza. La verdad es con los años descubrí la razón por la que en mi club, todos los alumnos eran expertos en suelo, esto era gracias al maestro Robert Muratore (fundador de mi club en Francia y pionero del yudo en Mallorca) quien tenía gran fama en el sur de Francia por ser uno de los mejores competidores en ne-waza.

Así pasaron mis primeros años de aprendizaje, mis entrenamientos tenían y tienen un grandísimo porcentaje de estudio técnico y de randori en suelo.

Con el paso del tiempo cuando me hago cargo del gimnasio Samurái en 1966 sigo entrenando suelo con gran dedicación, así en el año 1970, José Luis de Frutos (q.e.p.d.) se viene conmigo para entrenar bajo mis órdenes y formamos un grupo extraordinario con él, Rafael Hernando, Josele Campo que tenía apenas 12 años pero una madurez de adulto.

Así cuando entrenábamos todas las mañanas después de la preparación técnica, nos poníamos a hacer randori de suelo durante una hora mínimo, con tal energía que nos volvimos verdaderos especialistas en suelo.

Para mi gran satisfacción después de dejar de competir a pesar mío, José Luis De Frutos q.e.p.d. cogió mi relevo y se volvió el mejor yudoca en suelo de su época, hasta el punto que cuando preparábamos los Juegos Olímpicos de Montreal, en sus estancias de preparación en Japón los entrenadores Japoneses le invitaban para quedarse con el equipo japonés para hacer suelo con los más pesados, y les podía a todos ellos, fue verdaderamente fantástico.

Después de la retirada de la competición de José Luis de Frutos, invite a España de forma privada y sin ninguna ayuda por parte de la federación de entonces, al maestro Antón Geesink q.e.p.d. que para mí era la persona más apropiada para que los profesores y competidores conocieran al yudoca que hizo llorar a Japón. Con su ayuda elaboramos un programa técnico de suelo, un trabajo hecho con seriedad que hoy día con la experiencia de los años, enseñamos a nuestros alumnos de forma eficaz.

Cada maestro según su criterio destaco, aquellos detalles que considero que tenían más trascendencia, así, en mi programa de suelo enseño desde las distintas posiciones reales que ocurren durante un combate y a partir de esas situaciones se realizan las técnicas de osae-komi-waza, Shime-waza y Kansetsu-waza, siendo la lucha en suelo uno de los aspectos que más hemos y seguimos cuidando.

Carlos Jodra varias veces campeón de España senior, en la categoría de 100kg, alumno desde los 7 años, perfecciono su ne-waza hasta el punto que sus técnicas especiales giraban alrededor de Sankaku-gatame, ganando con una eficacia extraordinaria a sus adversarios.

Ernesto Pérez y Carlos se conocieron entrenando en el equipo nacional. Fue tal su admiración por el trabajo de Carlos que empezó a entrenar con nosotros 6 meses antes de su medalla Olímpica y con la gran destreza que le caracterizaba, perfecciono bajo mi dirección técnica, una forma de volcar a los adversarios a cuatro patas o boca abajo, que le hizo ganar muchos combates en su carrera deportiva.

Hoy día el reglamento actual no sabe cómo hacer para que el trabajo en suelo sea interesante para el público y a la vez no rompa la filosofía de yudo positivo.

Como en otras ocasiones en este caso, me atrevo a proponer; que la posición de un competidor boca abajo o cuatro patas defendiendo nada mas, fuera sancionada con shido. De tal manera que siempre cambiara su posición, pasando al ataque y realizando su trabajo siempre ofensivo. Esto simplemente daría, en mi opinión al ne-waza en competición, mucha más vida y facilitaría la labor de los árbitros.

EXPLICACION DE KO UCHI GARI

YUDO TOTAL TACHI-WAZA

El Tachi-waza es para mí la primera dificultad del yudoca, es decir lo que primeramente ocurre entre dos personas que practican yudo, bien competitivo o recreativo.

Siendo cinturón naranja, asistí a una competición donde participaron, mi profesor Charles Cassoni y su maestro Robert Muratore, ambos después de ganar varios combates perdieron y no llegaron a los puestos finales.

Ante mi desconocimiento de la competición a esos niveles (tenía entonces 14 años), me produjo una gran duda y como no curiosidad, le pregunte a mi maestro porque si Robert Muratore que era tan bueno en suelo, perdió su combate ante un adversario mucho más joven (campeón de Francia universitario).

Me dio la siguiente contestación, “para ganar en suelo lo primero es proyectar al adversario”, así ocurrió, Robert Muratore fue proyectado por su oponente de uchi-mata (Ippon).

Esta anécdota cambio mi forma de plantearme los combates en yudo, así que me puse a trabajar doblemente en pie para poder proyectar a mis oponentes por Ippon y si no lo lograba poder seguir en suelo.

Recordando campeones desde los años 61 hasta la fecha,solo puedo citar unos pocos que con sus técnicas de pie no practicaron suelo, durante un cierto tiempo. (Inokuma con su tai-otoshi y su seoe-nage. Fuji con su Morote seoe nage. Yamashita con su uchi-mata, o-uchi-gari, o-soto gari. Y más recientes los fantásticos Koga e Inoue).

Con el paso del tiempo y con el estudio férreo al que eran sometidos por parte de sus adversarios, terminaron dominando el ne-waza tan bien como el tachi-waza. Este yudo total lo dominaron siempre y de forma natural grandísimos campeones como Antón Geesink, Okano, Yamashita, Adams, Kasiwasaki y otros pocos.

A partir de este razonamiento me puse a practicar miles de uchikomis diarios, teniendo al principio como referente a Isao Okano, quien por su estilo me parecía el más apropiado para mí.

1º Ko-uchi-gari fue de las técnicas de Okano con las que mas me identifique pues era la que me permitia proyectar con mas eficacia a aquellos que lo caian como mis otros tokuis-waza.

2º Más tarde me apasiono el maestro Fukami en unas series de estancia con el equipo nacional con su tai-otoshi que proyectaba a todos los yudocas en los entrenamientos.

Un año después en el CAR de Paris tuve la suerte de practicar con un yudoca de otra galaxia, Matsuda, de 60kg, campeón del mundo de menos de 63kg y recién llegado de Japón para entrenar a los yudocas franceses el equipo nacional. Tuve la suerte de caerle bien a través de una anécdota muy simpática y que no fue otra que marcarle creo yo que uno de los pocos ippones que le hicieron en Francia, pues al invitarle y verme como él y con menos peso se relajo de tal manera que logre proyectarle con seoe nage, se levando con una gran sonrisa (no era para menos) me pregunto mi nombre, que no olvido durante los quince días que entrene con ellos y me marcaba tantas veces como quería y además siempre en el primer randori (pienso que le servía de calentamiento).

Pero lo que más me fascino fue una competición en línea que realizo contra diez campeones de Francia y Europa, sin límite de peso y marcarles uno tras otro Ippon de uchi-mata. Para mí, posiblemente uno de los mejores uchi-mata que he visto en campeonato en 48 años de yudo.

Cuando llegue a Madrid en diciembre de 1967 pesaba 57kg, fui contratado por Fernando Franco de Sarabia q.e.p.d. como profesor de yudo en su gimnasio Samurái, a parte de las clases, entrenaba con Roland Burger 110 kg quien fue mi maestro durante un tiempo y Fidel Julián 120kg, campeón de España de pesos pesados buen amigo y compañero del mismo club.

Fue una época donde madure como adulto, en confianza, firmeza y endurecimiento físico y mental. Pues el entrenamiento de entonces consistía en randori de suelo con cualquiera de los dos hasta que se cansaban de marcarme todo tipo de ippones. Luego unos cientos de uchikomis y de nuevo randori en pie.

Así me daban todos los días palizas de suelo y de pie durante un par de horas diarias. Aprendí a poner en práctica el sentido de la supervivencia, luego empecé poco a poco a crear dificultades a mis dos oponentes y termine por enfrentarme a ellos con mis armas de tu a tu, es decir, la velocidad para defender y atacar, el ritmo para desbordar y la condición física para agotarlos.

Esto hizo que durante toda mi época de competición participará en las competiciones todas categorías (open) que se celebraban en nuestro país. Durante seis años consecutivos obtuve medalla en cto de España todas categorías. En Bilbao gane a todos los campeones de España de las categorías superiores a la mía. Hasta que por razones extra deportiva me sancionaron y tuve que retirarme de la competición con 23 años.

Esto me obligo a dedicarme solo a la enseñanza, y fue cuando decidí estudiar cómo se entrenaba en los países más avanzados y como siempre intentado prepararme a tope.

Han sido muchos años de investigación, de formación de muchas campeonas y campeones, de asistir a los mejores estajes de yudo que se celebraban en Europa, con los mejores y más famosos maestros, como, Courtine, Pariset, Levanier, Glan, Fukami, Awazu, Michigami, Abe, Yamamoto, Leberre, Glahn y muchos más franceses, alemanes, ingleses, cubanos, coreanos y japoneses y holandeses.

De todos ellos aprendí mucho, ne-waza, tachi-waza, katas, pero mi inquietud y mis deseos de saber más me hicieron organizar con la ayuda de Rolando Sáenz de la Peña extraordinario yudoca, los primeros estages internacionales en nuestro país, contratando a maestros de distintos países y medallas olímpicas, durante los años 1970 a 1974.

Gracias a la ayuda de Rober Muratore pude traer a España y de forma privada al maestro Antón Geesink q.e.p.d. totalmente desconocido hasta ese momento por los profesores españoles. Con la ayuda de José Luis De Frutos q.e.p.d. formamos los tres un equipo único. Nos enseño a ver el yudo como un deporte en evolución, donde la planificación de las clases, la responsabilidad de tori sobre uke era indispensable para el progreso muto. Dí a conocer a este gran maestro al yudo español,  sin duda es para mi después del maestro Jigoro Kano, uno de los yudoka mas importante de la historia del yudo mundial.

Estas experiencias me han hecho ver el yudo hasta hoy dia como algo muy real donde un yudoka con sus técnicas bien perfeccionadas puede vencer a cualquier otro, aunque la diferencia de peso sea mayor.

La ciencia, los métodos modernos de entrenamientos, la alimentación, la sicopedagia, la sicología, hacen que los campeones de hoy puedan aprovechar mucho mejor sus esfuerzos y lograr antes sus existos.

KATAS

P1070610

TONI y MIQUEL ANGEL VICENS – PEDRO MARCOS – TONI OBRADOR-JORGE CANO-ADRIAN GARCIA-JAVIER LINGER-CARLOS TALAYERO-RAQUEL y GLORIA GARROSA

Siempre esta parte del yudo estuvo muy unidad en mis comienzos, primero por la obligacion de conocer los katas que se han y se sigue exigiendo par los examenes de grados. Recuerdo  mis multiples viajes en los años 1970 hasta Burdeos para recibir clases magistrales del maestro Michigami, acompañando  al maestro Roland Burger, cuando preparaba su examen de 6º dan y tenia que conocer el Koshiki no kata, fui su Uke en todos sus entrenamientos y en el examen que realizo. Luego segui perseverando en los otros katas oficiales del Kodokan.

Mas tarde he buscado mas aún y me he encontrado con los mal llamados katas olvidados, con mis buenos alumnos; Sandra Ortega mi hija, Felix del Valle, Carlos Talayero, Samuel Moreno, hemos logrado  realizar tres de ellos, y estamos desde hace unos cinco años trabajo en su perfeccionamiento.

Asi ha nacido una nueva generación de especialistas en katas, donde están a la cabeza mis alumnos del Judo Felanixt, Toni Obrador, Pedro Marcos, Toni y Miquel Angel Vicens, que gracia la dedicación del maestro Joan Obrador han logrado grandes triunfos a nivel nacional e internacional y hoy dia somos unos de los clubes mas impotantes en katas de nuestro pais, donde por primera vez en el campeonato de Oviedo 2014,  participarán dos mujeres Gloria y Raquel, Garrosa en Kime no kata.